dijous, 19 de novembre de 2015

El cuerpo de la trucha está compuesto por tres rectángulos áureos. El ojo se encuentra al nivel de un rectángulo áureo recíproco, al igual que la aleta caudal, definida por otro rectángulo áureo.
El patrón de crecimiento de la sección áurea no responde solo a las preferencias estéticas humanas, también se aprecia en las relaciones de proporción de los patrones de crecimiento de seres vivos como plantas y animales